El rey de amarillo – Robert William Chambers

Si hay una cosa a la que la literatura debe dar las gracias es al cine o a la televisión. Muchas obras, esta entre ellas, pasarían a formar parte de esa biblioteca del olvido si no fuese porque el cine o la televisión, por no se sabe que extraña conjunción de planetas, deciden rescatarlas y darles una segunda oportunidad. En el caso de El rey de amarillo, las gracias van para True detective, la serie de moda (y jodidamente buena) del momento.

El rey de amarillo no es una novela, es un libro (obra de teatro) que está dividido en dos actos y cuya lectura (principalmente del segundo acto) conlleva a la locura y a la muerte al irresponsable lector, y que es el objeto sobre los que giran algunos de los relatos de Robert William Chambers. Es, para aclararnos un poco, algo así como el Necronomicon de Lovecraft: un libro al que se hace referencia en diferentes relatos, pero del que no tenemos conciencia clara del contenido, salvo alguna pequeña referencia.

Muchas veces se ha dicho que Chambers toma referencia de Abronse Bierce y su relato Un habitante de Carcosa para crear su mundo irreal y, a su vez, él sirve de referencia a Lovecraft para crear a Cthulhu, R’yeh y, como dijimos antes, el Necronomicon. Como podéis ver, la madeja es mucho más compleja de lo que parece y las influencias van encadenándose. A estas alturas, es innumerable el número de escritores que se han fijado en cualquiera de los tres para sus posteriores creaciones.

En referencia al libro, decir que consta de una serie de relatos de misterio, terror, intriga, algunos de ellos con referencia clara al libro de El rey amarillo y otros completamente exentos de dicha referencia, pero de la misma temática. También es cierto que nos encontramos con una obra que no es exacta a la concepción original de Chambers (el original llevaba unos relatos costumbristas de París), si no una recopilación hecha posteriormente.

Los relatos en sí me resultan realmente buenos en su mayoría, aunque es cierto que la posible sorpresa/miedo que pudiesen causar en  los últimos años del siglo XIX hoy, a muchos, puede provocarles risa. Muchas son historias leídas (a posteriori) mil veces, pero es lo que tiene ser el primero, que luego te acaban superando. Se notan muchas de las ideas que posteriormente autores como Lovecraft o Algernon Blackwood desarrollaron a lo largo de su carrera literaria.

Aún así, el gusto por la literatura fantástica no puede permitir que esta obra vuelva a quedar en el olvida, ha sido excesivamente influyente en autores posteriores como para que la guardemos en el viejo baúl de los recuerdos.

Robert William Chambers (1865-1933) nació en Brooklyn, Nueva York. Asistió al Polytechnic Institute y después de su graduación estudió pintura en la Academia Julien exhibiendo sus obras en el Salón de París de 1896. A su regreso a Nueva York se convirtió —junto con Charles Dana Gibson— en uno de los más conocidos ilustradores de las revistas de la época. Inició su carrera literaria en 1894, con la publicación de In the Quarter, donde utilizó —como en algunos relatos de este volumen— material de su vida de bohemio en París. Sus obras más importantes en el campo de la fantasía son las siguientes: The King in Yellow (1895), The Maker of Moons (1896), The Mystery of Choice (1897), In Search of Unknown (1904) Police!!! (1915) y The Slayer of Souls (1920).
El fulminante éxito de su «Rey de Amarillo» le dio rápida fama y pudo dedicar todo su tiempo a escribir. Al morir había publicado más de setenta libros —la mayoría de ellos olvidados— de todo tipo: fantasía, biografías, temas históricos, deportivos, teatro y poesía.
El rey de amarillo, junto con el Necronomicon, de H. P. Lovecraft, es uno de los recursos literarios más felices de la literatura fantástica. Libro dentro de un libro, entra y sale de la narración provocando un efecto de distanciamiento que potencia su horror. Es notable la influencia que le produjo Ambrose Bierce, especialmente «Un habitante de Carcosa». La suya propia se deja sentir dentro del círculo de autores de «Los Mitos de Cthulhu». Incluimos aquí las cinco historias del «Rey de Amarillo» (los otros relatos del libro homónimo son escenas de la vida parisina, carentes por completo de interés): «El reparador de reputaciones» (un extraño relato de ciencia-ficción escrito en 1895 y ubicado en los años 20; una visión devastadora de un Estados Unidos que no existe), «La máscara», «En la Corte del Dragón», «El signo amarillo» y «La Demoiselle d’Ys». Completan el volumen «El hacedor de lunas», con una oscura proyección de «amenaza oriental», relato que anticipa las historias de aventuras de Sax Rohmer, tan populares en la década del ’20; «Una tarde placentera», un tema inusual en Chambers por su toque naturalista; «El mensajero», ubicado en esa campiña bretona que tan bien conocía y amaba; y «La Llave del Dolor», otra muestra de la influencia de Bierce, con su notable parecido —si bien sentimentalizado— con «El puente sobre el río del Búho».
Toda la obra de Chambers fue escrita para una generación que ya no existe y es probable que dentro de unas décadas sea completamente olvidado. Pero mientras exista un lector de ficción fantástica, el «Rey de Amarillo» vivirá para siempre.

http://www.epublibre.org/libro/detalle/4439

 

Robert W. Chambers (1865-1933) was an American author as well as an artist. His best known work is the collection The King in Yellow. His work ranged from fantasy, horror, and science fiction to romance and historical fiction.

http://www.epublibre.org/libro/detalle/15151

1984 – George Orwell

Este libro no es, evidentemente, un libro de terror. Es lo que llamamos una distopía, es decir una utopía degenerada un inverso del ideal de sociedad en el que todo se corrompe para convertirse en todo lo contrario a lo que imaginó Thomas More (Tomás Moro para los hispanos, con dos cojones). Alguno se preguntará, con toda la razón del mundo, por qué pongo esta entrada en este blog y no en el otro. Bueno, la verdad es que sólo tengo una respuesta. Muchas veces, amigos, conocidos, algún alumno con los que comparto conversaciones, me preguntan cual es el libro que más me ha acojonado nunca. Entre todas las posibles divagaciones de monstruos, fantasmas y demás seres de lo oculto que se nos pueden ocurrir, al final siempre digo lo mismo: “no hay un libro que me haya acojonado, hay un libro que me aterroriza cada día que me despierto: 1984, de George Orwell“. Pocos se sorprenden con la respuesta.

Para aquel que siga sin entender el por qué de mi contestación sólo puedo conseguir que lo entienda de una forma: decirle que lea el libro. Seguro que en ese momento, al cerrar la última página de la novela, el entendimiento le llegará sin necesidad de nada más.

Al igual que Rebelión en la granja, la obra me fue recomendada por un profesor de Filosofía allá en la época del instituto. Tendría yo unos 17 o 18 años y es de las pocas cosas que le agradezco al buen hombre, sus conocimientos literarios. A lo largo de los años,  lo habré leído unas cinco o seis veces. Me ayuda a no dormirme, a no desfallecer, a seguir luchando porque lo que nos narra no se convierta en la dura realidad, ni nuestra, ni de nuestros hijos. Porque, tristemente, es a lo que nos pretenden conducir. Sólo hay que ver las noticias, ver el mundo que nos rodea y comprender que es mucho más real de lo que Orwell nos narró.

En cualquier caso, BIENVENIDOS A LA HABITACIÓN 101.

1984

Nineteen Eighty-Four (1984)

El retrato de Dorian Gray – Oscar Wilde

El retrato de Dorian Gray es una de las grandes obras de la literatura universal, pero no todo el mundo conoce su historia editorial. La mayoría de lectores (y sobre todo los de lengua castellana) sólo conocemos esta obra por su versión de 20 capítulos, aunque no es, ni de lejos, la obra original que escribió Oscar Wilde en origen. La primera edición en inglés tenía únicamente 13 capítulos, y esa tampoco era la original, aunque sí se basaba en la que escribió Wilde inicialmente. El editor del Lippincott’s Monthly Magazine, ante el escándalo que podría suponer (y a pesar de todo supuso) la publicación de la obra, decidió ir recortando todo aquello que le pareció inmoral e incorrecto. Todo ello sin el conocimiento de Wilde.

Ante las fuertes críticas, acusaciones de inmoralidad (a pesar del recorte, insisto), y peticiones de procesamiento, Wilde decidió reescribir la obra. Añadió nuevos capítulos, eliminó ciertas escenas y la volvió a presentar a edición un año más tarde. Esta revisión, con 20 capítulos, es la que normalmente podemos encontrar en las librerías actualmente. Es una magnífica obra, absolutamente genial, pero seguro que a más de uno os apetecería leer el original.

La obra, como casi todos sabréis, es un clásico del terror en el que se vuelve sobre el tema recursivo del Fausto: la búsqueda de la eterna juventud, el deseo de obtener todo lo que se ansía, el trato con el diablo,… y sus consecuencias. Todo ello alrededor de una obra de arte que envejece mientras el protagonista mantiene intacta su belleza y juventud.

Creo que no existe edición en castellano ni de la original ni de la primera edición. Sí existen en inglés, aunque el texto inicial tampoco creáis que desde hace mucho tiempo, hace apenas dos años. Aquí tenéis acceso a la obra en una versión ilustrada en castellano, y las tres versiones en inglés, por si alguien se atreve.

El retrato de Dorian Gray

The picture of Dorian Gray (20 chapters)

The picture of Dorian Gray (First printing version)

The uncensored picture of Dorian Gray

Otra vuelta de tuerca – Henry James

Todos conoceréis los grandes clásicos de la literatura de terror, aquellas que marcaron lo que ahora conocemos como el terror gótico: Drácula, Frankenstein, El castillo de Otranto,… Novelas en las que el narrador omnisciente (o coral, si miramos el epistolario de Drácula), nos narra una serie de hechos, en principio sobrenaturales, enmarcados en un antiguo castillo o monasterio, amor o pasión desenfrenada, con algún misterio a desentrañar en forma de maldición, monstruo, fantasma,… En otros momento iremos hablando de ellas, porque qué sería un blog de literatura de terror si en él no aparecieran esas obras.

La obra de la que hablamos aquí hoy, a mi entender, se sale en parte de esa clasificación formal, aunque es posible que no sea así… Y el que la haya leído entenderá perfectamente por qué. Para explicarlo debemos entrar un poco en la narración y  ver como fue desarrollada por el bueno de Henry James. En general, la historia nos narra la llegada de una nueva institutriz a una vieja mansión inglesa, en la que dos niños viven bajo la tutela de su tío. La antigua institutriz ha fallecido junto al jardinero, con el que parecía mantener una tórrida relación. Ésto ha causado una gran impresión en los niños. Nuestra protagonista debe conseguir acercarse a los críos y liberarles de su carga emocional, pero los fantasmas de los fallecidos parecen querer impedírselo a toda costa.

Eso sería la sinopsis, pero todo el meollo de la historia viene marcado por unos detalles que obligan a contar bastantes cosas de la misma, por eso empieza el…

SPOILER

Hasta aquí, lo que vemos es una historia clásica de fantasmas. Sin más. Pero si entramos en la narración, vemos que no hay narrador omnisciente, es la propia institutriz la que nos narra los sucesos. Una mujer que desde el principio se impone una gran presión a sí misma a causa de la diferencia social respecto a la familia con la que va a trabajar. Una mujer que parece haberse enamorado perdidamente del tío de los niños, que sólo se dirige a ella de forma meramente formal y que le ordena que no se ponga en contacto con él bajo ningún concepto. Su educación ha sido muy estricta y muy exigente dentro de un entorno familiar anglicano, lo que podría incluir un alto grado de represión sexual. Es decir una persona que por la tensión constante, y por sus propios sentimientos, puede verse trastornada psicológicamente.

A esto debemos añadir que el niño, Miles, ha sido expulsado del colegio por conducta incorrecta y el tío delega toda responsabilidad en la nueva institutriz para tratar el asunto. Y que nuestra protagonista se obsesiona con intentar llevarse bien con los otros miembros del servicio.

En ese cúmulo de tensiones es cuando la institutriz comienza a ver a los fantasmas de los viejos sirvientes. La propia forma de la narración no nos ofrece constancia de que los otros miembros de la casa los vean, aunque las insinuaciones de la protagonista es que los otros miembros de la casa también los ven pero, por diferentes cuestiones o por simple maldad, niegan su existencia. El desarrollo va haciéndose cada vez más desasosegante  hasta alcanzar un final realmente dramático.

Y aquí es donde entra la disyuntiva: ¿existen los fantasmas o, realmente, nuestro personaje es una simple alucinada?

Para mí, es uno de los mejores relatos de terror de toda la historia. Permite discutir (y mucho) sobre la trama con otros lectores. Y la dicotomía que nos muestra es un eterno tema de debate de tertulias de medianoche. Un saludo y os dejo los enlaces a las versiones en castellano e inglés.

Otra vuelta de tuerca

The turn of the screw

Narrativa completa – H. P. Lovecraft

Bueno, inauguremos el blog por todo lo alto, con el maestro del terror moderno y cósmico. Con el tipo raro por excelencia: el señor Howard Philips Lovecraft. Él, y su banda de colegas, hicieron del terror un modo de vida, y consiguieron que le tuviéramos miedo al mero hecho de mirar al cielo, o a las esquinas de nuestras casas.

Bien, pasemos pues a los libros. En estos dos volúmenes, equivalentes a los editados por Valdemar (pero no iguales por no coincidir las traducciones), tenemos toda la obra narrativa lovecraftiana en castellano. A su vez, también tenéis su obra en su idioma original (aunque en este caso no se incluyen los relatos de juventud, si no solamente los considerados adultos. Aunque es mi intención añadirlos posteriormente).

Narrativa completa, vol I

Narrativa completa, vol II

The complete works of H. P. Lovecraft

PD: Para descargar los epub tenéis que tener instalado un gestor de descargas torrent, tipo µTorrent.

BIenvenidos

Bienvenidos a todos a este blog sobre literatura de terror.

Aquí vais a encontrar referencias a libros, biografías de los grandes maestros, relatos,… Con un único fin: pasar miedo.

Espero que disfrutéis con todo lo que vayáis encontrando por aquí y, si queréis, hagáis sugerencias a incorporar.

Un saludo y que Cthulhu os acoja en su seno.